¿La actitud es suficiente?

Cuántas veces no hemos oído la clásica frase: “Echale ganas”. ¿Qué significado tiene eso? ¿Realmente todo depende de “echarle más ganas”? ¿Si las ganas no están, nuestros proyectos no seguirán adelante? ¡Por supuesto que no!

El salir adelante depende mucho más que tener “las ganas” de hacer las cosas, dependemos de muchos factores internos y externos, del contexto, un modelo, decisiones, análisis  y hay que tener en cuenta que el 85% de nuestras acciones, no las hacemos de forma conscientemente. Es decir, habrá que ser muy asertivos en los hábitos que tenemos para que a pesar de no tener ganas un día, las cosas sucedan.

Sin embargo, aquí es la ACTITUD se hace más relevante. El significado de actitud según la RAE es: “Disposición mental y de ánimo para hacer las cosas.” Como personas y emprendedores, estamos todos los días resolviendo situaciones complejas y tomando decisiones que pueden ser o no confortables, lo importante es la forma en que tomamos estas decisiones y tiene que ver más con un tema de fondo que de forma.

Debemos ser absolutamente conscientes y responsables en lo que hacemos pero aún más importante en lo que proyectamos cuando lo hacemos. Nuestra actitud es el reflejo de cómo elegimos afrontar diversos temas y esto es lo que hace la diferencia.

Y para esto te dejamos un consejo a toda nuestra comunidad de emprendedores:

“Si quieres claudicar, necesitas un ancla. Algo que te apasione para regresar al camino. Puede ser un sueño, un objetivo, un sentimiento, un viaje, una persona… tu eliges”.




Staff Proyecta 365

Staff Proyecta 365